¡A la aventura! Mis comienzos como azafata de yates de lujo

¿Queréis saber cómo empecé yo a trabajar en yates de lujo?

Como casi todas las historias excepcionales, ésta empezó de la forma más banal.

Yo era una chica universitaria más en Madrid, hacía trabajillos aquí y allí como azafata, camarera o lo que fuese, para sacar un poquito de dinero.

Estaba a punto de terminar mis estudios y me imaginaba mi futuro más inmediato haciendo cola en el paro, cuando un día recibí una llamada que cambiaría mi vida…

La razón de esta llamada era concretar una entrevista en persona para trabajar como stewardess o azafata en un yate de lujo.

Eso es todo lo que la persona al otro lado del teléfono me podía decir “por razones de seguridad”.

Os podéis imaginar mi cara de póquer al colgar el teléfono. Yo no había visto un yate en mi vida, a parte de en las películas. Pero como no tenía nada más interesante que hacer ese día, fui a la entrevista.

El caso es que no sé ni cómo, conseguí el trabajo, y de repente, ahí estaba yo, una recién Licenciada a bordo de un avión privado fletado especialmente para mí con rumbo a mi primer yate.

Desde el momento en que puse los pies en la escalerilla de ese avión y vi a su azafata ofreciéndome una copa de Champagne supe que ese trabajo me gustaría.

¿Te apetece saber cómo cambió mi vida a partir de ese momento?

¡Sigue leyendo y lo descubrirás!

NO COMMENTS

POST A COMMENT

})(jQuery)