El lujo de la temporada del Mediterráneo

Hace dos semanas os contaba cómo funcionan las temporadas de los yates de lujo.

Los tripulantes no utilizamos las palabras: invierno, verano, primavera u otoño sino que dividimos nuestra “vida” en: Mediterráneo o Caribe.

Hoy os hablaré más en detalle de mi temporada favorita: el Mediterráneo.

Todo en la costa Mediterránea está envuelto en un halo de glamour que nunca ha tenido (y en mi opinión nunca tendrá por mucho que lo intenten) el Caribe.

Nada se puede comparar con los magníficos puertos de Mónaco, Porto Cervo en Cerdeña (seguramente el puerto más bonito en el que jamás he estado), Dubrovnik en Croacia…

Los huéspedes adoran visitar estos sitios, ¡y las tripulaciones, también!

Como Jefa de Azafatas, la labor de “entretener” a los huéspedes del yate es infinitamente más fácil durante la temporada del Mediterráneo.

Éstos son algunos de los planes preferidos por las Jefas de Azafatas para que los huéspedes disfruten de su día (y así de paso deshacernos un ratito de ellos):

Un día de compras por las tiendas más exclusivas de Mónaco.

Éste que a priori os puede parecer un plan demasiado fácil de organizar ¡es todo lo contrario!

No os imagináis el lío que supone organizar toda la seguridad, los coches, los tripulantes que irán con ellos para “acompañarlos” en su frenética jornada de compras (lo cual quiere decir que se pasará el día cargando bolsas) en fin, un sinfín de factores a tener en cuenta.

Y todos ellos, como casi siempre, responsabilidad de la Jefa de Azafatas.

Y por supuesto, reservar mesa en el restaurante más mítico de Saint Tropez, o cualquier otra actividad con tal de que salgan por unas horas del yate.

De tal manera que, con suerte, la tripulación pueda disfrutar de un merecido rato de descanso.

Aunque, siendo sincera, seguramente no habrá descanso ninguno.

Es precisamente en los ratos en que los huéspedes no están a bordo cuando se aprovecha para hacer todas esas cosas que no se pueden hacer cuando están, cosas tan banales como pasar el aspirador por ejemplo…

El Festival de cine de Canes, celebrado en Mayo, marca el inicio de la temporada del Mediterráneo.

A estas alturas del año, ya todos los yates habrán cruzado ya el Atlántico de vuelta desde el Caribe.

Y, al igual que los yates, éste es el momento también en que los tripulantes (o aspirantes a ello) llegan a la Costa Azul en busca de un nuevo trabajo, o de su primer trabajo.

Si ya tenéis en vuestro poder el Ebook gratuíto disponible en el blog, sabréis los puertos más elegidos por estos “aspirantes a tripulantes” para buscar su primera trabajo.

Si aún no lo tenéis, podéis descargarlo desde la parte derecha del blog.

La Costa Azul es una locura en esta época y, si sois más del tipo “arena blanca, playas desiertas y hablar con cocos” seguramente lo odiaréis, pero a mí personalmente ¡me volvía loca! 

Sólo salir a la calle y ver los modelitos que la gente se enfunda para “ir a comprar el pan” es todo un espectáculo para mí.

Recuerdo cuando empecé a trabajar en yates de lujo, siempre me decía a mí misma: “algún día yo también podré comprarme ese bolso” 

Y, afortunadamente, ¡ese día llegó!

Además del Festival de cine de Canes, hay otros grandes acontecimientos a lo largo de la temporada, como el Grand Prix de Mónaco o el Boat Show (o Festival de Yates) de Genova.

Es precisamente en Genova donde estuve haciendo mi último trabajo hace unos días y desde donde os enseñé todas esas historias desde mi Instagram.

¿Qué os parece chicos? ¿Vosotros sois más de Mediterráneo o Caribe?

De todas formas, ambas temporadas son maravillosas y una experiencia que todo el mundo debería de vivir.

Si vosotros también queréis vivirla, no dudéis en visitar www.starfishcrew.com, ver atentamente cómo yo os puedo ayudar a conseguir trabajo en yates de lujo y pedirme vuestra PRIMERA SESIÓN DE ASESORAMIENTO GRATUÍTA.

No tenéis nada que perder y sí mucho que ganar.

¡Un abrazo y hasta el próximo jueves!

NO COMMENTS

POST A COMMENT

})(jQuery)